Mejores técnicos para una mejor realidad

SALA DE PRENSA

Reenfoque del sistema educativo impulsaría la economía nacional

El Caribe  | 3 agosto, 2021

Mientras se analiza la adopción de un modelo de educación técnica dual, la dignificación de las carreras técnicas sigue siendo el Talón de Aquiles del sistema 

Convertir las escuelas y liceos públicos en politécnicos es una de las principales aspiraciones del Gobierno. Así lo afirmó el presidente Luis Abinader, quien declaró que cree en el sistema educativo alemán en el que los programas de educación y formación procuran responder a la demanda profesional del país, lo que se traduce en un impacto positivo en su desarrollo económico y social.

La Iniciativa Empresarial para la Educación Técnica (IETT) se adelantó a las palabras del mandatario. En diciembre de 2020 inició el proyecto “Diseño y Validación de un Modelo Dominicano de Educación Técnica Superior Dual”, subvencionado por la Unión Europea, a través de la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (AECID), Inicia Educación a través de la IEET y la Cámara de Comercio Domínico Alemana.

El proyecto generará una propuesta provista de mecanismos que permitan ampliar y fortalecer la oferta del nivel técnico superior; aprovechará la capacidad instalada en las empresas y definirá los aspectos que regulan la calidad de los programas, así como los roles y responsabilidades de los actores.

Este modelo, que consiste en que parte del aprendizaje del estudiante, se realiza en el mundo laboral, ha sido exitoso en varios países de Europa y en otras latitudes: México y Costa Rica son ejemplos latinoamericanos. Su adaptación a la República Dominicana implica un gran reto y necesita el concurso de muchos actores.

“La meta final es desarrollar una propuesta que combine el aprendizaje académico en las instituciones educativas con las prácticas en empresas y que permita, por un lado, a nuestros jóvenes una inserción más efectiva al mercado laboral; por otro, una vinculación de las empresas en las metas de mejora del sistema educativo, tan necesaria para la productividad y competitividad, del sector empresarial y del país”, afirma Catherine Piña, directora ejecutiva de la IEET.

La referencia alemana es indiscutible: que la República Federal de Alemania tenga la tasa de desempleo más baja de la Unión Europea ha dependido en gran medida de su “Sistema Dual de Formación Profesional”, adoptado desde 1964, explica Frauke Pfaff, directora de la Cámara de Comercio Domínico-Alemana.

En este sentido, Pfaff indica que para implementarlo en República Dominicana “un paso decisivo es el de contar con una ley de formación profesional”. El país tiene por delante aprobar el Marco Nacional de Cualificaciones, que ya descansa en el Congreso.

No obstante, agrega, que lo verdaderamente esencial es que la sociedad valore a las personas egresadas del sistema de formación dual. Esto pasa por reconocer la importancia de tener personal calificado para lograr un desarrollo económico, social y cultural estable y sustentable.

“Para que los jóvenes se interesen en hacer una formación dual necesitan tener asegurado el que se les reconozca como profesionales de calidad, recibiendo no solamente una recompensa salarial adecuada, más aún, deben sentirse valorados y respetados como excelentes profesionales que son”, agrega Pfaff.

Como ente responsable de impulsar y regular el nivel técnico de educación superior, desde el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, la viceministra Evarista Matías se muestra optimista. Asegura que las autoridades pondrán a disposición todos sus esfuerzos y los apoyos necesarios para que el país pueda incluir la modalidad dual en el nivel técnico superior. Esto significa que las instituciones de educación superior dominicanas tengan a su disposición las herramientas y condiciones para desarrollar programas de formación técnica superior dual de calidad.

“Se trata de diferenciar el modelo tradicional de muchos programas de educación técnica superior y adentrarnos en este viaje que propone un nuevo modelo en nuestro país basado en el aprendizaje práctico en lugares de trabajo”, dijo.

¿Todos los liceos, ahora politécnicos?

Catherine Piña invita ser cautos en esta dirección y defiende que las posibilidades ocupacionales para la juventud sean amplias. “Necesitamos muchos politécnicos, pero también escuelas de modalidad general que ofrezcan opciones diversas y cada una de ellas concentradas en brindar a la diversidad de nuestros jóvenes la mejor opción para desarrollar sus talentos.  Sobre todo necesitamos calidad en los programas que ofertemos”, enfatizó.

Asimismo, destacó que la puesta en marcha de una modalidad de bachillerato técnico en un centro de estudios no debe ser tomada a la ligera; requiere una cuidadosa planificación y una rigurosa implementación para que no falle en su promesa de preparar a una oportunidad laboral.

“Al momento en que habilitemos una salida técnica en un centro, el centro debe contar con docentes, infraestructura, equipos y materiales para ofrecerla. Además, cada oferta técnica debe ser colocada en un entorno en el que se haga posible la vinculación con el sector a que busca servir: Agropecuaria debe ofrecerse en regiones en las que opera el sector agrícola y ganadero, Servicios Turísticos debe ser la modalidad estrella en zonas donde opera la llamada industria sin chimeneas, y así sucesivamente”, argumentó.

Tipos de bachilleratos en RD

En este momento el país cuenta con tres modalidades de secundaria que diferencian el currículo del que se gradúan nuestros bachilleres. Las modalidades operan en los últimos tres grados de secundaria, es decir, en el denominado segundo ciclo y las opciones que ofrecen son: académica, técnica y artes, de la que egresan, respectivamente, el 88%, 11% y 2% de los estudiantes. La modalidad académica ofrece el título de Bachiller, la técnica cuenta con 53 opciones de título de Bachiller Técnico y la de artes, el título de Bachiller en Artes, con 8 diferentes menciones.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin