Mejores técnicos para una mejor realidad

sala de prensa

Artículo de vinculaciones

República Dominicana tiene la ventaja de que, a diferencia de otros países en el mundo, contamos con un bono demográfico, lo que implica que tenemos más población joven y económicamente activa que población envejeciente. Esto significa que durante los próximos 30 años nuestro país pudiera tener más personas siendo productivas que otros países de la región y del mundo, lo que de ser aprovechado puede impulsar nuestra competitividad. 

La realidad actual es que la presión en términos de calidad y de costos a la que están sometidas las empresas para mantenerse competitivas, ha traído como consecuencia que estas sean más precisas en identificar las competencias requeridas por las personas para ocupar puestos de trabajo y con ello más exigentes al reclutar nuevos empleados. De igual forma, el nivel de competitividad en el mercado de bienes y servicios, impone mayores exigencias a los emprendedores que desean impulsar sus propias iniciativas.

Personas con mayores competencias es la gran demanda en la República Dominicana y en el mercado mundial de trabajo. La forma en que las sociedades han ido respondiendo a esta demanda ha evolucionado a lo largo de las últimas décadas, pero si miramos un factor común en aquellos países que han sido más exitosos en lograr que cada vez más los egresados de los sistemas educativos se parezcan a los empleados o emprendedores que el sector productivo requiere, encontramos nuevas y mejores formas de relacionar dichos sectores, esto es, de vincularlos.

La vinculación entre centros de estudio y empresas, suele ser un proceso que evoluciona a medida que madura la relación entre ambos. Un inicio puede ser la organización de visitas de grupos de estudiantes a empresas o, de charlas o conferencias por parte de  representantes de la empresa a estudiantes del centro. En una etapa posterior podría la empresa involucrarse en hacero evaluar  los proyectos de las ferias técnicas, donar equipamiento al centro, otorgar cupos a estudiantes para participar en charlas ofrecidas para empleados, ofrecer espacios para pasantía o para formación en el lugar de trabajo.

Otras posibilidades de vinculación son: la participación del centro de trabajo en el diseño de experiencias contextualizadas a la realidad del mundo laboral para ser usadas como casos y ejercicios prácticos en los centros de estudio, el aporte de, o permitir el acceso a, material bibliográfico relevante de sectores o industrias específicas, participar en discusiones para alineación del currículo a las necesidades del sector productivo, proveer información sobre nuevas tecnologías o nuevos procesos productivos, participar en procesos de orientación vocacional, generar alianzas para procesos de investigación, entre otros.

La puesta en marcha de mecanismos en los que se vinculen los centros educativos con empresas son oportunidades de generar valor compartido para todos los participantes:

  • Los estudiantes mejoran significativamente su rendimiento estudiantil a la vez que representa una oportunidad de enriquecer su vida a través de experiencias relevantes para su futuro laboral.
  • Los centros de estudios hacen más pertinentes su currículo, a la vez que promueven innovación en la forma de hacerlo relevante.
  • Los docentes se actualizan en relación a nuevas tecnologías y procesos en el ambiente laboral.
  • Todo el sistema educativo se beneficia por el aumento en la calidad de la oferta académica resultado del círculo virtuoso de comunicación y actualización que trae consigo esta vinculación, al tiempo que el sistema se hace más eficiente en su labor de preparar a los estudiantes para la vida y,
  • Las empresas optimizan la inversión en entrenamientos y capacitaciones internas al pasar de un enfoque de cierre brechas a uno de especialización de los recursos.
  • El sector productivo contribuye en la formación de su futura fuerza laboral y genera oportunidades a sus colaboradores para desarrollar nuevas habilidades y contactos en la comunidad.

La vinculación entre el sector productivo y el educativo, no es un fin en si mismo sino un medio, no se refiere a procesos estáticos, sino a procesos evolutivos que se enriquecen con la voluntad de las partes de trabajar juntos a largo plazo apoyando sus intereses comunes. Su efectividad será proporcional a la medida en que logren colocar al estudiante en el eje de las experiencias de aprendizaje que crean y se esfuerzan por empoderarlo hacia un futuro significativo.

Para responder a nuestra realidad de la gran cantidad de jóvenes que componen nuestra población económicamente activa  y asegurar su participación en la economía, necesitamos ser estratégicos al abordar los temas relacionados al empleo y a la pertinencia de la oferta académica que preparara para los retos y necesidades del sector productivo. El camino es entonces idear un trabajo continuo, sostenible y articulado entre el sector productivo y el educativo.

En nuestro país, existen casos exitosos de vinculación entre el sector educativo y el sector productivo: centros que han fortalecido su oferta, jóvenes que han ingresado a oportunidades de un primer empleo de calidad en el que han logrado desarrollarse y, empresas que han logrado mejorar su calidad y productividad luego de reclutar estudiantes de centros educativo con los que asumieron un compromiso de vinculación. ¡Tenemos mucho que replicar y que innovar para juntos lograr el país de las oportunidades que todos anhelamos! 

COMPARTIR